2 dic. 2013

I came, I run, I crossed the line: #Werunsantiago #Nike



Sé que debería haber subido mil post antes que este, estoy en deuda con todas las fotos de mis últimos viajes, pero mi excusa (muy válida según yo) es que tenía perdido mi cable de la cámara, por lo que todas las fotos estaban "encerradas" ahí hasta que no lo encontrara. Para mi buena suerte, ayer lo encontré, asi que espero dentro de esta semana poder actualizar el blog con esos viajes!

La razón de por qué escribo este post antes que los otros, es porque quiero contarles mi experiencia con lo que fue "We run Santiago" de Nike. Como ya he declarado varias veces en este blog, los deportes y yo no nos llevamos bien. El ejercicio para mi es algo un poco obligado que hoy a mis 30 años estoy intentando hacer de manera regular, ya que siento que si no lo hago mi vejez será cuesta arriba. Es por "salud" como dicen todos. Si bien estoy con clases 2 veces a la semana con mi querido personal trainer, correr es algo que NUNCA pensé hacer, ya que mi resistencia es malísima...o eso pensaba yo.

Fue entonces que mi pololo me contó que iba a correr los 10K de Nike, y siempre he visto la motivación que él tiene por correr y por los deportes en general, bueno, creo que todos los hombres tienen esa motivación, pero sé que para él, este puede ser el mejor panorama de fin de semana. Es por eso, que decidí acompañarlo esta vez y reconozco que no muy segura de si era una buena idea. Creo que a veces uno tiene que probar hacer cosas que no le gustan para poder acompañar al otro, y por eso sentí que era una buena idea correr juntos, ya que si bien no era algo que yo prefería hacer, era un gesto de amor para mi hacerlo por él, por hacer algo en pareja y no que siempre tenga que ir a estas cosas solo. Lo bueno fue que él desde un principio me dijo "Iremos a tu ritmo, yo voy a correr al lado tuyo", lo que me hizo sentir más tranquila.

Llegamos el sábado uno 16 minutos antes que empezara la carrera. El me preguntaba "Estás emocionada?". La verdad no, no lo estaba. Tenía una sensación como de novillo yendo al matadero, una especie de "aún puedo arrepentirme?" mientras recordaba mis tiempos en el colegio cuando las profes me hacían correr "la milla" y para mi era lo peor que podía pasarme.

La carrera empezó y nosotros nos fuimos moviendo con toda la masa. A los 400 metros yo ya estaba cansada y me dolía el costado de la guata. Sí, super mal. Me sentía la más floja de todas. Me fueron pasando varias personas (incluso niños) hasta que sentí que esto no me la podía ganar. No era una carrera con los demás, era demostrarme a mi misma que yo podía. Entonces empecé a correr - lento- pero a correr a un ritmo que me permitió avanzar los primeros 2 kilómetros y aunque sentía que todo me pesaba, los corrí sin darme cuenta que en realidad, estaba avanzando y que ya no sentía que era una tortura.
Poco a poco el cansancio se fue disminuyendo y mi cuerpo iba a un ritmo que yo podía mantener, era como si mis piernas avanzaran sin que mi mente las controlara, se movían y yo sólo me preocupaba de la respiración y de pensar en diferentes cosas mientras corría. De pronto vimos el letrero de los 3K, en los que según mi pololo era el momento en que uno siente que no puede más, pero afortunadamente no lo sentí tanto. Es cierto que a ratos cortos caminaba rápido para retomar el aire, pero nunca paré, y reconozco que por primera vez me sentí BIEN.
Pasamos por el túnel San Cristóbal, creo que fue lejos lo mejor de la corrida, música, aire y luces que hacían que todas tus energías se juntaran y te hicieran correr más y más. Era como querer bailar, pero ibas corriendo, entonces cuando ya lo pasamos no podía creer todo lo que ya había avanzado. Nos detuvimos unos minutos en el punto de hidratación para tomar Powerade y seguir. 6K, 7K...y todo esto en la subida de la Pirámide. Por más que quise, en subida no podía correr, por lo que me propuse caminar lo más rápido que podía hasta llegar a la parte donde se pone plano, 8K....De pronto a la bajada por Nueva Costanera vi el letrero de los 9K. NO PODÍA CREERLO!!!!! 9K!!!!!!!! Sólo me quedaba 1K para la meta!!! La gente todo el tiempo nos fue alentando, gritando ánimo. Una señora en los 9K me decía "Animo! sólo quedan unas cuadras!". Y sí, ese último kilómetro probablemente fue el más largo, pero mientras más cerca estaba de la meta, más emoción uno siente, y no es por la meta, es porque UNO lo logró. Me gané a mi misma. Y, con los ojos un poco aguados, reconozco que por fin pude sentir esa emoción de la que hablaba mi pololo, por fin pude sentir eso que siente toda la gente que te dice que vayas a una corrida. Es una victoria personal, es un triunfo para uno, es demostrarse a si mismo que aunque no hayas corrido NUNCA (como yo) tu cuerpo es joven, sano y tú SÍ PUEDES. 

Hice los 10K en 1:22 minutos. Tiempo bastante bueno según toda la gente que corre y que me conoce y que sabe que yo nunca lo había hecho. Y yo estaba feliz, con mi hora 22, sintiendo como si la hubiese hecho en minutos, sin llegar agotada, sin sentir que el corazón se me salía por la boca como en el colegio. En total debo haber caminado 1K 1/2, pero nunca paré.

Al llegar, me dieron una medalla (me imagino que a todos se la daban, pero esta era mi primer medalla por un deporte), que decía: "I came, I run, I crossed the line". Tal cual, esa era yo. Mejores palabras ever.

Elongué un poco y me quedé un rato viendo al grupo que tocaba, Nike hizo de una corrida una fiesta. Muy muy bueno! Luego, me fui a duchar, me puse pijama y no supe más de mi vida. Hasta el otro día, que mis piernas me recordaron todo el día que corrí. Incluso ahora, que creo que es peor que ayer. Pero me quedo con lo mejor de todo, y es que luego de estos 10K, creo que quiero salir a correr aunque sea 1 día a la semana, para complementar los 2 que ya hago con mi personal trainer. Que quiero dejar de ser la floja de su clase y dar mucho más, porque si pude correr 10K, una hora de ejercicios no es nada. Y que si pude correr 10K, entonces puedo correr aunque sea 1 vez por semana, hasta que quizás quien sabe algún día, empiece a correr 2 ó 3 veces por semana y quizás (sólo quizás) algún día corra la de los 21K. No lo sé. Aún estoy empezando, pero fue un buen comienzo.

Muchas gracias Nike por la motivación, gracias por el circuito entretenido que armaron, gracias Powerade por toda la rica hidratación y gracias Coke por arrastrarme contigo a lo que parece ser, mi comienzo en la calle como corredora aficionada :)

Espero mi experiencia les sirva si aún no lo han hecho, y si lo han hecho, me encantaría saber su experiencia!
Un abrazo!

1 comentario:

  1. Maca! Te entiendo!

    Correr es REALMENTE superarse a uno mismo.
    En mis comienzos como actual runner (y mi comienzo es en junio de este año) no podía correr ni una cuadra, literalmente! Siempre que quería correr por llegar a la hora, llegaba al destino sudada, con el corazón bombeando a mil por hora y puntadas en el abdomen por respirar mal.

    Pero me lo propuse... un día en el gimnasio me dije: si Dios me dio 2 piernas con las cuales puedo caminar y andar en bicicleta, como no voy a poner trotar y/o correr!

    Y entre obstinación, cansancio, agotamiento, aprender a respirar, entrenamiento y demás.

    Lo he logrado!!! mi mejor tiempo en lo que va de mi corta carrera, ha sido 7k en 39' lo que me ha dejado chocha!!!

    Un día pretendo ir a una carrera, y a una de 10k, así de motivada y sí, es LO MEJOR!!! saber que lograste algo que se creía inalcanzable (considerando que en el colegio jamás logré hacer ningún deporte y menos terminar dignamente alguna evaluación física).

    Y como cita Nike, Just do it! :)

    Felicidades Maca!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails